Gastronomía

La originalidad de la comida mexicana con su diversos sabores, colores, olores y texturas está presente en la vida de los mexicanos. Ya sea a diario en nuestras mesas, en los altares donde recordamos y rendimos homenaje a nuestros muertos, en las fiestas religiosas, patrias y de unión familiar. Es orgullosamente reconocida a nivel mundial y considerada entre las 5 más importantes del mundo junto con la de China, India, Italia y España. gastronomia-mexico

En México, las fiestas, tradiciones, ceremonias y lo cotidiano se entrelazan y se enriquece con la comida, que fundamenta su valor en el vasto número de ingredientes que utiliza.

Gracias a su diversidad de climas, el país es uno de los Centros Vavilov (en honor al biólogo ruso Nicolai I. Vavilov 1887-1943, quien los describió) en donde se han originado los principales cultivos alimentarios del mundo.  Algunas de las especies que se han domesticado en México son: chile, maíz, frijol, calabaza, cacao, cacahuate, aguacate, vainilla, amaranto, maguey, jitomate, camote, algodón, papaya, henequén, el huexolotl (guajolote) y el perro xoloitzcuintle, traído de Asia.

La gran diversidad culinaria de México se debe, además, a que en la época prehispánica el país cobijaba a muy diversos grupos indígenas (maya, teotihuacano, tolteca, huasteco, purépecha, por citar algunos), cada uno con sus propias costumbres gastronómicas, si bien con un tronco común constituido por ingredientes como maíz, frijol y chile.

gastronomia-mexico-ingredientes

La diversidad culinaria proveniente de la población originaria se multiplicó con el mestizaje. La cocina española trajo a México buena parte de las tradiciones culinarias europeas, con una importante dosis de hábitos provenientes del norte de África. También llegaron a México algunos ingredientes que provenían del lejano oriente, tales como: arroz, especias, mangos, tamarindo y coco.

A partir del siglo XIX vinieron a México franceses, italianos y estadounidenses, en especial durante el porfiriato (sólo en el penúltimo año de Díaz hubo 68 mil inmigrantes extranjeros autorizados). Durante la Guerra Civil española hubo un valioso flujo migratorio republicano que dio nuevos bríos a la cultura nacional, y en la Segunda Guerra Mundial recibimos a numerosos europeos que dejaron aquí su simiente. Judíos de varias nacionalidades optan por la nuestra. Los difíciles años del Cono Sur beneficiaron a nuestro país con chilenos, argentinos y uruguayos. También son considerables las colonias libanesa y alemana. Cada nacionalidad trajo consigo sus hábitos alimenticios, gracias a lo que se enriqueció el mosaico cultural y gastronómico.

Los mexicanos nos sentimos orgullosos de nuestra cocina y queremos compartirla con ustedes, y es que la mejor manera de conocer a México es a través de sus platillos y bebidas.